28 de May del 2016

Boda de Carlota y Joaquín en el Parador de Baiona

VER MAS FOTOS

Hoy os muestro  una boda en la que la emoción por los momentos vividos fué la protagonista. Donde se pudo sentir cada lagrima de felicidad, cada sonrisa de aprobación, cada gesto de alegría desbordada,y cada mirada de amor...

Carlota y Joaquin . Ella gallega de Vigo, el andaluz de Cádiz y residentes en Madrid por cuestiones laborales.  Eligieron Baiona para celebrar su boda, acompañados de toda la gente que quieren y les quiere.

 

Iniciamos nuestro reportaje acompañando a Carlota y a sus hermanas y madre en los primeros preparativos en la peluquería Aser de Vigo. Luego nos trasladamos al Parador Nacional de Baiona donde terminarían el peinado y maquillaje de Carlota, y los ultimos retoques de maquillaje a Olga madre y a Begoña, la mayor de las hermanas. Olga hija llegó con un regalo para Carlota que fué el precioso ramo que había encargado para ella, formado por hortensias de color rosa.

 

Mientras que la habitación de la novia bullía ente nervios alegría y un ir y venir de hermanas, cuñados, padres, amigas... hasta la pequeñita Carlota, sobrina de la novia  que reclamaba un poco de atención.. En la habitación de Joaquin era todo mas solemne y comedido pero igual de emocionado Joaquin comenzó el proceso de vestir su uniforme de "gran gala" de la Guardica Civil haciendo honor a su profesión. Ayudado por sus padres, no faltaron las muestrs de afecto y las miradas complices entre ellos.

 

Cuando se acercaba la hora de la ceremonia Joaquin, acompañado por su madre, madrina de la boda, se adelantó para recibir a los invitados en el lugar de la celebracion religiosa, la Colegiata de Sta Maria de Baiona.

 

Poco despues lo hacían Carlota y su padre y a su vez padrino de boda también, Era una tarde climatologicamente revuelta propia de la época primaveral y el viento se lo puso un poco dificil a Carlota con su velo. Pero estaba ahí siempre atento su padre para ayudarla.  Ver la emoción y las lágrimas cayendo por las mejillas de Joaquin cuando vió a Carlota y su gran sonrisa acercandose al altar,, fué uno de los momentos que van a quedar marcados, no solo en su historia sinó tambien en la nuestra. Y es que ver la intensidad de la ilusión y el amor que desprendían, todavía me pone la piel de gallina. La ceremonia fue en ese mismo estilo, solemne y emocionada y felíz.

 

La salida de los novios de la iglesia, bajo el pasillo de espadas de los amigos y familiares de Joaquin, fue otro momento casi épico. A partir de ahi nos trasladamos de nuevo a vivir el resto de la jornada en el parador. La fiesta siguió llena de emocion y sobre todo alegría. Y es que la familias y amigos de Carlota y Joaquin se merecen un sobresaliente en buen rollo, afecto y diversión. 

 

La vida merece la pena por los momentos sentidos con tanta intensidad. Y para nosotros poder captarlos así es una de esas cosas que le da sentido a la nuestra.

Muchas gracias por elegirnos y felicidad para siempre Joaquín y Carlota.